MIJ conmemora la Noche de los Cristales Rotos con la participación de la sobreviviente del Holocausto Ana María Wharenberg

El pasado 12 de noviembre, los 80 asistentes al recorrido especial que ofreció el Museo escucharon de primera fuente el testimonio de la señora Wharenberg. En la oportunidad, contó cómo su padre pudo salir del campo de concentración al recibir una visa para llegar a Haití. Ella, junto a sus padres, viajaron desde Alemania a Panamá en barco, pero fue en ese país donde una conocida de la familia les envió una visa para Chile.

Ana María Wharenberg tenía solo 9 años cuando su padre fue llevado prisionero durante la Noche de los Cristales Rotos. Ella fue testigo de los saqueos, las detenciones y los arrestos que ocurrieron en su Berlín natal durante el primer pogrom organizado por los nazis en contra de la población civil judía en Alemania y Austria.

“Para nosotros es fundamental y tremendamente enriquecedor que nuestras visitas puedan escuchar directamente a los sobrevivientes que todavía están vivos; es una oportunidad única que permite acercar los relatos a las personas. Nuestro objetivo es repetir esta experiencia con colegios y el público en general”, declaró Alejandra Morales Stekel, directora ejecutiva del Museo Interactivo Judío.

Durante la conversación, Ana María Wharenberg no solo relató cómo vivió el comienzo de la Segunda Guerra Mundial en Berlín, sino que también mostró una carta que le había escrito su abuela desde Theresienstadt, un campo de concentración, cuando ella ya estaba en Chile, diciéndole que esperaba algún día su reencuentro.

 

 

Comparte este post