MUSEO INTERACTIVO JUDÍO DE CHILE: el comienzo

El año 2010, Yoná Bendavid y sus hijos Henry, Eduardo, Andrés y Dalia Pollak decidieron desarrollar, con la idea de honrar la memoria del padre Jaime Pollak (Z. L.), un museo que homenajeara a dos generaciones de judíos: aquellos que sobrevivieron al Holocausto y a todos los que se sacrificaron en la creación del Estado de Israel.

Siguiendo el legado de entrega en pos de la educación judía en Chile que heredaron de sus padres, los hermanos se embarcaron en un emprendimiento que los llevó hasta el Centro Melton de la Universidad Hebrea de Jerusalem, bajo la dirección de Gabriel Horenczyk. Con ellos desarrollaron un concepto inédito en Latinoamérica: Apelar con un Museo tanto a las emociones como a la intelectualidad, para contestar preguntas tan esenciales como complejas:

¿Quiénes son los judíos?
¿Cómo una cultura sobrevive 3000 años?
¿Qué se necesita para mantener la identidad nacional de un pueblo?
¿Qué pasó durante el Holocausto?

 

El 28 de mayo de 2013 el Museo instaló su primera piedra en el Círculo Israelita de Santiago, de la mano de un primer directorio y bajo la dirección ejecutiva de Alejandra Morales Stekel; todos movilizados por el desafío de transmitir los valores judíos a un público no conocedor de esta cultura.

El aprovechamiento del espacio, la calidad del material educativo, la curatoría, la estética, la preparación de los monitores, cada punto implicaba grandes decisiones que el directorio resolvió con la ayuda de los expertos de la Universidad Hebrea de Jerusalem, la empresa audiovisual Orpan de Israel, la Fundación Memoria Viva, el Centro de Estudios Judáicos de la Universidad de Chile y muchas personas que aconsejaron generosamente desde sus experticias.

Todo para el día en que llegaron los estudiantes de la escuela República de Israel, de Santiago Centro, a inaugurar la marcha blanca, el 2 de julio de 2014. La marcha blanca duró dos meses y fue un éxito; y también fue un gran aprendizaje. Se hicieron algunos ajustes en el recorrido de Historia Judía, se reclutaron y capacitaron nuevos monitores deseosos de ser parte de un proyecto que aparecía como único en Chile y sumamente necesario.

Para la inauguración oficial del Museo, el 26 de noviembre de 2014, ya cualquier persona podía disfrutar de la experiencia que ofrecen los recorridos de Holocausto y de Historia Judía del Museo, cuyas posibilidades de extensión y desarrollo son tan extensas como la esperanza por un Chile que valore cada vez más la riqueza inmaterial que aporta la convivencia con distintas culturas.

 

Desde esa fecha, hemos logrado cumplir a cabalidad nuestros objetivos:

  • Más de mil estudiantes los primeros meses de funcionamiento.
  • Desarrollo de canales de comunicación efectivos:

     -Sitio web con recursos educativos para que el docente prepare la visita con sus estudiantes o la profundice.

     -Grupo de Facebook con más de 6200 usuarios y alta interacción.

  • Participación en eventos de la comunidad judía, como la fiesta de Jánuca donde nos visitaron más de 100 personas.
  • Desarrollo de actividades de extensión:

                             -Jan Karski, una misión para la humanidad: exposición producida con la Embajada de Polonia en Chile y Fundación Memoria Viva.

                             -Participación en mesa redonda con Marjorie Agosin

                             -Capacitación a voluntariado de Embajadores por la Paz Chile

               

Y ES SÓLO EL COMIENZO…

 

Equipo Museo Interactivo Judío de Chile, Abril 2014.