Emotiva colocación de la primera piedra del Museo

El martes 28 de mayo de 2013, con asistencia de autoridades y miembros de la Comunidad Judía, tuvo lugar la ceremonia simbólica de colocación de la primera piedra del futuro Museo Interactivo Judío de Chile (MIJ), que funcionará en las instalaciones del Círculo Israelita de Santiago (CIS).

El Museo está realizado en memoria de Jaime Pollak Ganz Z.L. y en honor a su esposa, Yona Ben David, quien en la oportunidad indicó que el objetivo es “atraer a gente joven y no tan joven para que conozcan algo del judaísmo, nuestra historia y legado de sabiduría; y despertar la curiosidad, porque probablemente están influenciados por prejuicios”.

Para quien fuera Vicepresidenta de la Fundación Memoria Viva y que hoy se desempeña como la Directora Ejecutiva del Museo, Alejandra Morales, “una de las características especiales de este proyecto es el uso de la tecnología como herramienta e invitación permanente para el aprendizaje”. En el desayuno que tuvo lugar en el CIS añadió que el museo “ratifica que somos parte de la historia universal, que estamos integrados a la sociedad”.

Portada del Semanario de la Comunidad Israelita de Santiago del 31 de mayo, 2013, donde aparece el directorio y los responsables de Orpán y de la U. Hebrea

En la ceremonia intervino además Jorge Ancelovici, Presidente del Círculo Israelita, Gerardo Gorodischer, Presidente de la Comunidad Judía de Chile, Marcelo Dorfsman, del Centro Melton de la Universidad Hebrea de Jeruslaem y Director Académico del Proyecto MIJ;  y Dalia Pollak en representación de la familia  Pollak, quien destaca que el Museo “invita a preguntarse cosas, a empalizar e identificarse con personajes de la historia. Es una experiencia completa, porque no se trata de una visita donde solo se es espectador, sino que se interactúa con todo el Círculo Israelita, ya que hay que desplazarse por todos los espacios”.

Algo similar expresó el jefe del proyecto del grupo Orpan, Yaron Meiri: “la gente ve los museos como algo muy acotado a lo cognitivo, pero hoy tenemos una revolución a nivel mundial y este proyecto será un ejemplo de una experiencia más allá de la historia y la cultura, pues tendrá un aspecto personal, se podrá aprender, pero también sentir, compartir e inspirar. La sinergía entre el Museo y la Sinagoga es totalmente innovadora y lo interactivo no está solo en lo tecnológico, sino también en lo emocional; y que no sólo mira hacia atrás: se proyecta a futuro y sirve a todas las personas­ don dilemas universales. El gran desafío es establecer este ecosistema de experiencias judaicas y posicionar el Museo”.

El MIJ opera con un directorio formado por Yona Ben David, Dalia Pollak, Eduardo Pollak, Henry Pollak, Andrés Pollak, Denise Kantor, Ana María Tapia, Karen Codner, Karen Pupkin, Verónica Waissbluth y Alejandra Morales Stekel.

El MIJ se constituye en un entorno educativo, permitiendo al público disfrutar de una experiencia de aprendizaje donde se conocen los diferentes aspectos de la identidad e historia judía. Se caracteriza por desplegar su contenido mediante el uso de tecnología digital interactiva, lo que permite al visitante aprender de manera participativa y experiencial, tanto a nivel intelectual como emocional.

Su audiencia objetiva son en primer lugar los niños y jóvenes no judíos, como también el cuerpo docente escolar chileno, a continuación público general,  comunidad judía chilena y visitas extranjeras.

Comparte este post