Museo Interactivo Judío de Chile recibió bendiciones

En una íntima y emotiva ceremonia, los miembros del directorio de la Fundación Museo Interactivo Judío de Chile, junto a familiares y miembros del staff profesional, recibieron las bendiciones de los rabinos de la Comunidad Israelita de Santiago.
 
El pasado 3 de julio se dieron cita quienes han soñado y trabajado por la construcción de el Museo que, como dijo el rabino Waingortin, “será un foco de luz para la sociedad chilena”. En la oportunidad, se puso la mezuzá, símbolo de protección, la cual fue donada por la artista Loreto Foeldes, quien participó junto a su familia como invitados de honor del evento.
 
Los asistentes disfrutaron del recorrido de historia judía del Museo y también vieron parte del recorrido dedicado a la Shoá, donde se aprecian objetos reales donados por la Fundación Memoria Viva y un gran mural con fotografías de algunos de los sobrevivientes entrevistados por dicho organismo, más parte de los descendientes directos, conformando un homenaje a la vida y la continuidad del judaísmo que es transversal en todos los espacios del Museo.
 
La directora ejecutiva del Museo, Alejandra Morales, aprovechó la oportunidad para destacar la obra de arte en vitrotermomoldeado con aplicaciones de cobre realizada por Foeldes, a quien le entregó, en representación del directorio, un reconocimiento. También explicó la historia de la Torá que se expone como elemento destacado en el Museo, indicando que se trata de “un rollo traído a Chile una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, que perteneció a una  sinagoga en Hungría destruida durante el Holocausto y que utilizó la Sociedad Filantrópica M.A.s.Z.E. antes de ser donada al Museo.
Mientras Eduardo Pollak encabezó el ¨lejaim¨ con palabras de reconocimiento a los involucrados en el proyecto, en especial a la Universidad Hebrea de Jerusalem, encargada del contenido del Museo; Yoná Ben-David colocó la mezuzá como representante de la familia Pollak y en memoria de Jaime Pollak, Z.L.

 

Comparte este post